Guía del Tren Transmanchuriano – por Manchuria con destino a Rusia

La ciudad de Harbin en el norte de China

Hay un fenómeno muy particular que se repite siempre en las fronteras. A medida que nos acercamos a los límites de un país, podemos ver, oír y hasta oler cada vez más cómo las culturas de ambos estados se van fusionando, influenciando. Los idiomas, las comidas, la arquitectura, los modismos y hasta las religiones se ven trastocadas por la presencia próxima del país vecino. Eso mismo es lo que pasa en la increíble región de Manchuria, por la que viajamos a bordo del Tren Transmanchuriano, donde el norte del gigante asiático se abraza al este de Rusia.

En esta guía les vamos a contar los cómo, cuándo, cuanto, donde y por qué de un viaje a bordo del tren Transmanchuriano de bajo presupuesto con destino a conectar con el legendario tren Transiberiano.

El Tren Transmanchuriano

La región de Manchuria abarca el noreste de China y una pequeña parte (proporcionalmente) del sureste de Rusia. Es una zona de grandes espacios y ciudades pequeñas. El clima se mueve en los extremos, con calor agobiante y altos niveles de humedad en verano y frio cuasi ártico en invierno.

En nuestro camino por China con destino a Rusia, nos encontramos en una encrucijada cuando llegamos a Beijing (Pekin): podíamos seguir por Mongolia a bordo del tren Transmongoliano para conectar con la línea del Transiberiano en Rusia (la ruta más tradicional) o seguir por China cruzando la región de Manchuria a bordo del tren Transmanchuriano.

Elegimos la segunda opción por varias razones, una siendo que los argentinos debemos sacar una visa de turista para ingresar a Mongolia que cuesta alrededor de 50 USD, además de que el tramite tarda entre 2 y 3 días; y otra siendo que nos llamaba más la atención la ruta menos transitada, la del norte de China, la de Manchuria.

¿Cuándo?

Técnicamente se puede viajar por Manchuria en cualquier época del año, pero hay unos cuantos factores a tener en cuenta:

Lo más probable es que si están viajando a bordo del tren Transmanchuriano es porque se dirigen a Rusia (o porque de ahí vienen), por lo que la época del año a elegir dependerá también del clima en ese país.

Dicho lo anterior, una tradicional experiencia rusa a bordo del tren Transiberiano incluye el hielo y la nieve del invierno durante los meses de diciembre, enero y febrero. Esto, claro, si van a poder soportar las temperaturas extremas de la Siberia rusa, que puede llegar a los -30° centígrados.

En cambio el verano, en los meses de junio, julio y agosto, puede resultar sumamente molesto teniendo en cuenta la cantidad de horas que pasaran en los trenes y que las temperaturas pueden superar los 30° centígrados.

La mejor opción cuando se viaja por lugares de climas extremos es casi siempre hacerlo durante la primavera o el otoño, los puntos medios.

Nosotros viajamos a principios de la primavera (mediados de abril) y todavía tuvimos que soportar climas relativamente fríos de entre -5° y 5°. Nos pareció una época muy propicia para viajar tanto por Manchuria como por Siberia, porque el calor del verano aún no había derretido el hielo del Lago Baikal, y el clima no era tan frío como para empujarnos puertas adentro y quitarnos las ganas de pasear.



¿Cómo?

El tren transmanchuriano no es un tren en particular sino una línea ferroviaria que atraviesa la región de Manchuria y que pasa por una considerable cantidad de pueblos y ciudades.

La forma de comprar los pasajes es exactamente la misma que en el resto de país, cómo ya les contamos con lujo de detalles en la guía práctica para viajar en tren en China.

¿Cuánto?

Los pasajes más económicos que conseguimos para nuestro viaje a bordo del tren Transmanchuriano fueron los siguientes:

Beijing – Harbin: 156 RMB por persona en categoría Hard Seat.

Harbin – Manzhouli: 109 RMB por persona en categoría Hard Seat.

Ir desde Manzhouli (China) hasta Zabaikalsk (Rusia) nos costó 92 RMB por persona en colectivo.